Entradas

LOS DOS PATITOS

Imagen
Se ha convertido en una tradición escribir mis pensamientos una vez al año en la conmemoración de tu venida al mundo. Y es que, lo queramos o no, el 31 de mayo del 1996, tú y yo, fuimos protagonistas exclusivos y absolutos de nuestras vidas. La tuya porque empezaba, la mía porque se enriquecía con tu llegada. Veintidós años después, siento esa misma sensación. Cada año sumo, elimino y guardo esto y aquello en mi caja de cosas pendientes, para cuando encontremos el momento y el lugar de compartirlas.
Mientras, parece que no avanzamos, pero sí que lo hacemos. Y es que, en este parecer que nada pasa, aprendemos que la vida no se detiene, que continuamos, muy a pesar nuestro. Y escribiendo las páginas de nuestro libro, entendemos que en cada letra, en cada frase escrita con pasión y sangre, compartimos esos pequeños momentos que conforman una vida.
El libro crece contigo y, sin pensarlo, sin apenas imaginarlo, acabas de terminar el capítulo XXI. En sus 365 páginas has escrito cada u…

27 SONRISAS Y 27 CARCAJADAS

Imagen
27 años de sonrisas y 27 de carcajadas.
No se me olvida, que es su sonrisa, sus dichos irónicos, su sarcasmo en el momento justo, lo que han definido cada año vivido.
No se me olvida, esas manitas que sujetaban con fuerza sus sueños, su perseverancia a pesar de no conseguir siempre resultados, su cabeza pensativa llena de intuición y también desesperanza.
No se me olvida su olor a verdad y el caoba de sus rizos cuando entraba el sol por la ventana. Ni sus pies bailarines y su cuerpo lleno de ritmo, sus miedos, sus nervios, su necesidad de salir corriendo.
No se me olvida el Atlántico de distancia, ni el mar Mediterráneo que nos separa.
No se me olvida tu fuerza, tu lucha, tu caer y levantarte. La tensión de tanta impotencia, de tanto esfuerzo.
Pero la vida pone cada cosa en su lugar y tu tesón es como la roca que aguanta, impertérrita, los latigazos de las tormentas y las erosiones de los vientos hasta que el temporal se disipa y vuelven las aguas mansas.
Yo, hoy, me quedo con…

PANTA REI

Imagen
Panta rei kai oudén ménei” es una  reflexión del filósofo Heráclito de Éfeso, que podemos traducir como “todo fluye, nada permanece”
La reflexión de Heráclito es que nadie puede entrar dos veces al mismo río, porque el río siempre cambia. Las  aguas están en continuo movimiento por lo que, aquel que entró una vez al río tampoco puede escapar de la ley del cambio, y, por lo tanto, no será el mismo cuando  vuelva a salir.

Potamois tois autois embainomen te kai ouk embainomen, eimen te kai ouk eimen” (Ποταμοῖς τοῖς αὐτοῖς ἐμβαίνομέν τε καὶ οὐκ ἐμβαίνομεν, εἶμέν τε καὶ οὐκ εἶμεν).[“Caminamos y no caminamos en los mismos ríos. Somos y no somos” o “Ningún hombre camina siempre en el mismo río dos veces, porque no es el mismo río y él no es el mismo hombre”.]

Esta reflexión es una manera de entender la vida. Nunca somos los mismos en el inicio de algo que tras caminar un buen trecho de nuestro sueño. Vamos cambiando cada vez que doblamos un recodo o cuando nos herimos con las rocas afiladas…

VOLVER A SER

Imagen
Se despertó sobresaltado.
El sauce llorón se mecía al compás del viento. La luna llena iluminaba la habitación con sus destellos plateados. Inmerso en la soledad de la noche, intentó levantarse, pero su cuerpo no le respondía.Palpó su cabeza sin encontrarla.Buscó sus manos pero no estaban. Tan solo escuchaba el ruido incontrolable de un corazón arremetiendo en el pecho,el ahogo que desprende unos pulmones que no respiran.Sintió la ansiedad de no sentirse cuando la luna volvió a iluminar el vacío, como advirtiéndole.
Escuchó de nuevo aquella melodía. Unas notas tan tristes como familiares. Aquel ritmo acompasado calmó sus ansias por respirar, inspiró a su melancolía. Ahora la armonía ya no sonaba a música, sino a sollozo. Muy apagado, asfixiado entre sábanas perfumadas, atormentado, impotente. Entonces percibió su olor, sus manos, reconoció su cuerpo y sintió su abrazo. Quiso acariciarla y, en el intento,recobró escenas, imágenes. Aquel terrible dolor de cabeza, el ruido del parabrisas…

ORGULLOSA DE SER MUJER

Imagen
El 8 de marzo del 2018, se recordará como un día en el que las mujeres de todas edades, identidades y condiciones  cubrieron las calles de toda España de color morado que simboliza la fuerza y la energía de una multitud.  Y sí, necesitábamos ser escuchadas. Sí, teníamos que ser vistas. Sí, teníamos que gritar que estamos aquí y nos vamos a quedar. Pero  este jueves en el que, la transversalidad ha sido el nexo de unión, ha habido también negación. NO,  a querer hacer las reivindicaciones en nombre de doctrinas, y utilizarlas para sus objetivos, a favor o en contra. NO a directrices ni afinidades políticas. NO a mi lucha es mejor que la tuya.  Y  el manifiesto 8M es una prueba de ésto.  El primer párrafo del manifiesto hace referencia a la lucha solo de una serie de mujeres. Se supone que los inicios de un manifiesto expresan el pensamiento de la declaración.  Y este inicio es excluyente. Está discriminando  a tantas otras mujeres que, probablemente, no fueron sufragistas, ni sindicalistas…

ENSOÑACIÓN

Imagen
Un sueño
Era mi primer baile de máscaras. Siempre había conquistado con mi mirada. Sin la menor duda, mis ojos agua marina, nunca pasaron desapercibidos. Engatusar, como siempre lo había hecho, era algo innato en mí, no me suponía ningún esfuerzo. Esta vez se me presentaba un reto y me dejé llevar por mis otros sentidos.
Imbuida en estos pensamientos, buscaba en una esquina de aquel gran salón victoriano algún figura que valiera la pena explorar, cuando sentí una mano que, sutilmente, acariciaba la parte mas baja de mi espalda y antes de que mi instinto respondiera a tal osadía, sentí su aliento en mi cuello y su aroma, a menta y albahaca, se deslizó por cada poro de mi piel. Así, en un segundo, el atrevimiento se convirtió en erotismo y, sin tiempo ni ganas de darme la vuelta, supe que sus ojos serían de un color azul violeta tan extraños como su forma de seducirme.




PROPÓSITOS

Imagen
En estos días, hacemos propósitos de enmienda para hacer aquello que tenemos pendiente, cosas que no hemos hecho o que ambicionamos hacer. Casi todos los primeros de año nos invade la necesidad de retos,  de buscar nuevos caminos o abandonar los anteriores.  Deseos para cambiar maneras y actitudes con los que atesorar felicidad. De levantarnos con  motivos para sonreír y acostarnos  recordando todo lo que hemos sonreído. En este recién nacido 2018, yo no voy a perseguir reto alguno. Este año, mi propuesta es no proponerme nada. Es dejarme llevar. Ser lo más yo que me sea posible.  Que cada día descubra una nueva emoción. Seguir a mis instintos y mis emociones. Escuchar a esa voz que me susurra historias, personajes, imágenes, sueños y, sobre todo, luchar para hacerlas realidad. Este año voy a priorizar las sensaciones a las impresiones.  No haré promesas, sencillamente aceptaré lo imposible. Escucharé a mi intuición, creeré  lo que ella me cuente. Disfrutaré de las cosas sencillas, …