Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2017

DÉJAME CONFESARTE

Imagen
¡¡Ah!! Cómo me gustas!! Me gustas sin ton ni son. Me gustas en mis mañanas pero conforme avanza el día, ese gusto por tí, se va convirtiendo en reverencia hasta que llega la noche. La noche, ausente de tí y confidente contigo. Es cuando te siento más mío, como si perforaras mi pecho para adentrarte en mi alma. Y me doy cuenta entonces que me gustas irremediablemente. Y te siento tanto entre mis sábanas y mis pensamientos que no te imagino si no escucho tu risa. Que no te sueño hasta que absorbo tu aroma. Me preguntas que hay en tí que tanto me atrae. Y no tengo respuesta. Eres tú en toda tu esencia, es por todo y por nada. Son tus risas que escucho sin oír, tus susurros que conozco sin hablar, tus abrazos que imagino, tu deseo que percibo. ¡Ah! Y como me gusta saber que tú sientes lo mismo. Es lo que más me gusta, sentirnos el uno del otro, intercambiar las alas, regalarnos sueños, escribir historias de amantes más leales que fieles. Me gustas cuando me introduces en tus fantasías y me conduce…

CON MIEDOS

Hoy,es una nítida noche, el cielo es tan claro que distingo a la perfección el cinturón de Orión. Manu, me enseñó a reconocerlo. Esos tres puntos brillantes alineados en linea recta, casi equidistantes, parecen interpretar una coreografía. Me encanta observar este cielo. Aquí,se ve de otra forma, más lleno de estrellas, más arqueado. Se confunde con la negrura del mar en la noche.Los aromas a jazmín, la brisa silenciosa, los sonidos de las sombras, ya no me asustan. Respiro hondo y se que ya estoy aquí, que he llegado para quedarme, para hacer un hogar de este paraíso, para recuperar paz y tranquilidad, para comenzar a creer que los sueños están más cerca de lo que pensamos y que ser feliz no es cuestión de cantidad. Respiro, por fín, y no me ahogo, sonrío y no me estrangulo, miro a mi alrededor y veo luz y color. Ahora escucho y me oyen, hablo y no hay críticas y me vienen a la mente sólo proyectos, ganas, propuestas, aspiraciones por rehacer el abandono, por revivir de las cenizas…