Seguidores

EL RINCÓN DE BENEDETTI.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo
somos mucho más que dos.

lunes, 23 de septiembre de 2013

COMPLICIDAD

Para escuchar mientras lees. Complicidad..... Cada una de sus letras ya tienen un significado propio. No se molestan las unas a las otras, no interfieren en sus caminos, pero sus esbeltos trazos, se observan, se entienden sin palabras, se entrelazan solo con sus gestos. Los puntos sobre las "i", no se juntan pero se sienten, se acarician alertas y vigilantes. Saben que, aunque aisladas por la media luna, no son nada la una sin la otra. Las "D", emancipadas, como plantando cara al devenir, ambas con un mismo objetivo. Un constante fluir de sentimientos tan iguales y tan alejados. Si no fuera por esa "M" puñetera, larga, interminable, como infinita que no acaba de unir lo que parece tan evidente. Aunque todo depende del cristal con que se mire, ya sabes, "lo del vaso medio lleno o medio vacío". Te propongo que observes el vaso medio lleno y mires a través de un cristal transparente. Quizá, frente a tí, observes ese puente tendido, esperando siempre a que lo cruces, paciente, inalterable, confiando. Acéptalo tal y cómo es.
Efectivamente, a estas alturas del camino, el cansancio hace mella y la moral está por los suelos, parece que llegas al último trazo y otro obstáculo. La "P", abrupta, casi infranqueable, como un muro opaco, un abismo insonorizado y vertiginoso . Vuelves a dudar, te domina el terror, parece el final de aquello que nunca comenzó. Es, en estos momentos, donde tienes que sacar fuerzas de flaqueza, no pierdas la perspectiva, no mires hacia abajo, otea la vista al cielo y ¿qué encuentras? la "L", abierta al infinito, sin muros, ni paredes. Ahí la tienes, esperándote, tu Everest, con el aire más limpio. Escala tus miedos y tus indecisiones y habrás tocado el cielo. El paisaje alcanza hasta donde se pierde tu imaginación. Desde el risco, no habrá recelos, si acaso, algo de vértigo por adivinar el significado que conforman cada uno de esos trazos. Y el recuerdo se vuelve perezoso, se pierde en una memoria que asciende la pendiente. Cada paso te acerca irremediablemente a otro latido, sítoles y diástoles tan parecidos a los tuyos que te incitan a continuar hasta la extenuación. Alcanzando el final del camino, las dos "I", las dos "D", vibran acompasadas. A pesar de atravesar un camino largo y difícil, han conseguido alcanzar la cima, conscientes de su complicidad. Ese momento es un círculo en el tiempo infinito, donde perduran los sentimientos, una ola constante en la que se reafirman el uno en el otro, sin ni siquiera conocerse, tan solo percibiéndose entre la espuma.La complicidad es encontrar unos ojos entre toda una multitud , escuchar una voz en el fragor de la batalla, regalar una sonrisa en el tumulto y ser correspondido sin juicios ni prejuicios. Cómplices de sueños, de esperanzas, de atardeceres y amaneceres. Te busco entre sus ojos y no te veo, pero las nubes se irán y darán paso a un rayo de sol que iluminará nuestros miedos, nuestras indecisiones. El riesgo, también, es parte de esta conjura nuestra. Quizá ha llegado el momento de pasar a la acción, saltar desde allí arriba. Después de todo, no vas a perder lo que no tuviste, y en cambio, puedes tener lo que nunca perdiste. Necesito un señal que solo tu y yo podamos percibir y en ese momento, me lanzo al vacío con la seguridad de que tú estarás esperándome.

sábado, 14 de septiembre de 2013

RELATO CORTO. SECRETOS

De nuevo aquel zumbido en su cabeza que la expulsaba de su mundo. Tanteó en la oscuridad, intentó apagar aquel estallido, pero el ruido continuaba muy dentro de sus entrañas. El sonido era más intenso, su mente iba estando más lúcida y ella reconocía con más intensidad aquel momento. De nuevo, aquella tremenda agonía que cada noche intentaba esquivar. Tristeza, soledad, impotencia, dolor...... -¿Por qué no me dejáis en paz de una vez? - gritaba con toda sus fuerzas. - Estoy tan cansada......- Pero sus interlocutores parecía no inmutarse, continuando con su trabajo. Trás un tiempo que parece una eternidad, de nuevo, el soniquete se detiene. Siente sus manos, entrelanzándose con las suyas y una bocanada de aire fresco la devuelve al valle. -Por fín estás de vuelta.....no vuelvas a marcharte, no podría soportar otra vez este infierno. Sus palabras son apenas murmullos, no necesitan más que miradas, se piensan y se comprenden. -"no te desvanezcas, quédate conmigo"- son sus ojos los que imploran y le responden sus labios que se pasean por su boca, despacio, sintiendo cada tacto, cada poro....y las punzadas de deseo son tan intensas que duelen. Ya no existe tristeza, ni tampoco dolor, solo ellos dos rodeados de luz. Aquel lugar intransferible y exclusivo, emana paz por doquier, el olor de la menta, las melodías de los árboles meciéndose con el viento, les rodean cada amanecer. - "No puedo retenerte aquí. Este, no es tu mundo, sería tan egoista si te retuviera conmigo.... "- Le increpaba él con los ojos enrojecidos de impotencia. Ella, asustada por perderlo de nuevo, le implora: - "Ahora tu sitio es el mío y no puedes convencerme a vivir en un mundo en el que tu no estés".- Pero él continua: -"No lo entiendes, debes marchar o no habrá vuelta atrás. Y eres tan apasionada, tan hermosa, tienes tanta vida que compartir. La realidad no siempre es lo que parece, debes ser paciente y objetiva antes de tomar una decisión........."- De repente aparecen las sombras de nuevo, su olor se desvanece, sus caricias se ocultan con el sol, su rostro se pierde en la oscuridad del valle. Escucha aquellas voces en la lejanía acompañadas del zumbido, el dolor y aquellos hombres afanosos en su tortura. Una lágrima, casi perpetua, se desliza por sus pómulos, la única señal de su impotente súplica. Entonces algo cambia. En aquellas tinieblas, siente otra presencia que transmite calidez y confianza. Una pequeña luz ilumina, entre penumbras, unos brazos que acunan un álbum. Parecen fotos..... El hombre se sienta a su lado y toma su mano con tanta dulzura, que por un momento recuerda otras caricias. Esa voz comienza a charlar y es tan familiar... - "Esta mañana, arreglando tu escritorio he descubierto por casualidad tu secreto. Debo confesarte que nunca pensé que existiera. Ahora me alegro de haberlo encontrado. Este cuaderno es todo un hallazgo para mí. Por fin soy capaz de entenderte y, al tiempo, de envidiarte."- Ella se familiariza con su olor, mientras él, con mucha delicadeza, abre el cartapacio. Sus ojos observan con dulzura las páginas y las comisuras de sus labios tiemblan de emoción o quizá, de tristeza... - Siento leer algo tan tuyo, tan íntimo pero en el sobre aparecía mi nombre, no creí violar ningún espacio personal." Pausadamente la voz, asombrosamente amiga, comienza a leer el cuaderno. -" No se cómo ocurrió, no lo busqué, simplemente me encontró. Tampoco se muy bien porqué te escribo, quizá para sentirme mejor, acaso esperando que algún día puedas entenderme o simplemente para decirte adiós. Ni en sueños pensé que, a estas alturas de mi vida, pudiera suceder. Fue un instante. Sus ojos se encontraron con los míos, por casualidad, como ocurren los acontecimientos que cambian vidas y personas. Debo confesarte que me había convertido en una versión en blanco y negro de lo que fuí. Un día solapaba al siguiente sin que nada ocurriera, dos vidas contemplativas, en las que todo ha terminado antes de que suceda. Perdimos las cómplices miradas, se disiparon los besos furtivos, como las vibrantes caricias y dejamos paso a simples encuentros cálidos. Fue casi sin querer, la monotonía se bebió nuestras ilusiones. Y aquella sonrisa atravesó mi alma, y ya nada fue lo mismo. Lo siento, me rendí, nuestra rutina había ganado la batalla y el tiempo no retrocede. Él apareció con una brisa fresca de primavera. Me regaló su sonrisa cautivadora, hipnótica y, como dos polos opuestos que no pueden correr en distintas direcciones, nuestras vidas se solaparon. La brisa se convirtió en el aire que necesitaba para respirar.Tan solo mi fidelidad y mi compromiso me han retenido. Hasta hoy. Me gustaría justificarme, culpar a tu pasividad que me alejó de tu mundo y me refugió en el suyo. Quisiera gritarte que necesitaba huir de esta existencia tan gris. Pero serían tan solo excusas. Aunque hubieras conocido mi secreto, nada habría cambiado. Ya estaba perdida en sus brazos y en su mente. Por las noches escucho tu sueño placentero y me pregunto si alguna vez existió algo más que respeto. Entonces recuerdo lo mucho que nos amamos. Y por ese respeto a lo que un día sentimos, te digo adiós y buena suerte." Él, levanta la vista , sus ojos llenos de lágrimas no le permiten continuar leyendo. Se dirige a ella, traspasando sus pupilas cerradas, intentando llegar a su alma y continúa su soliloquio: - "Cuando supe que un desconocido había realizado un acto tan valiente, me emocioné. Agradecí a ese héroe anónimo, que arriesgara su vida por tí, sentí en alma que ese gesto, le costara la suya. Me dijeron, que te protegió con su cuerpo cuando aquel camión perdió el control." Mirando de nuevo un álbum de fotos, continúa su monólogo: -"En estas fotos parecéis tan felices. Intuyo, por tu sombrero de flores, que ésta os la hicistéis aquel fín de semana que me marché a Munich. Nunca reiste así conmigo. Nunca unas imágenes tan inocentes, estuvieron cargadas de tanta sexualidad. Observo sus ojos mirándote y no siento rabia, ni tristeza, solo puedo sentir agradecimiento, por hacerte sentir lo que yo nunca supe". Cierra el libro y lleno de dolor acaricia sus mejillas intentando recordar sus caricias: -"Nunca dejé de amarte. Solo tu presencia, me hacía fuerte y confiado. Nunca sentí ninguna amenaza. Tan solo estabas ahí y era cuanto deseaba".- De repente, la voz se apaga, da paso a la penumbra y el chirriante sonido envuelve todo su alrededor. En la habitación entran precipitadamete un médico y una enfermera, exploran a la paciente. La línea plana del monitor indica que ha vuelto a entrar en parada. _ Salga de aquí por favor_ le informa el facultativo-" - "Por favor, no la dejen ir, hagan lo que sea necesario"- implora el marido. Un año visitando aquel cuerpo inerte y hoy comprendía qué debía hacer. La quería para él..... Pero ella ha dejado de escuchar. Ahora ,el sol brilla con fuerza en lo alto de la montaña, donde se divisa todo el valle y el olor a menta invade cada brizna de hierba. Sus ojos, llenos de serenidad y dulzura, sonríen: _ "Sabía que no me abandonaráis, sabía que me traerías de vuelta. Él me ha tenido toda una vida, ahora necesito compartir contigo el resto de mi eternidad."- Mientras, en aquella habitación fría de hospital, el zumbido desaparece, la máquina se apaga y el silencio se hace insoportable. El hombre, arrodillado a los pies de la cama, abraza un cuerpo sin alma. Tirado en el suelo, queda abierto el álbum por la última página y reconoce sus letras escritas en él:"La inspiración, como los momentos más intensos, hay que escribirlos para poder recordarlos, los primeros en un papel, los segundos en lo más profundo del alma".

miércoles, 4 de septiembre de 2013

CRISÁLIDA

Para escuchar mientras lees. Aquel pequeño gusano de seda, suave, indefenso, frágil, transmitía apatía.Parecía contagiar el ambiente con esa languidez de movimientos.La yuxtaposición sobre un fondo de ralentizados cambios de posición, casi imperceptibles,conformaban un mosaico de percepciones que,implicaban en su mundo interior,un tremendo esfuerzo de superación personal.Para la gran mayoría de observadores, camuflaba una muy peculiar forma de progresar. Su lucha constante, incansable por avanzar en este proceso, le dirigía hacia una inminente transformación. Esta mudanza desde lo más profundo de su ser,era el resultado de una eclosión que no se conforma con su existenciaanodina y simple, que quiere algo más que reptar sobre su esponjoso cuerpo el resto de su vida, que busca convertirse en ser de luz y color, con libertad para volar a través de nítidos cielos azules y discernimiento para disfrutar de sus llanuras y océanos.Pero esta metamorfosis solo estaba en la mente del pequeño ser. El verdadero cambio era convertir los pensamientos en realidades. Al fin,comenzaba a engrandecerse en su interior, se despedía de su insignificante mundo, decía adiós a los seres queridos que perdería por el camino y asumía las consecuencias de esta decisión, meditada y valiente. Aceptaba las secuelas colaterales de esta transmutación. Con seguridad, se irguió sobre su cuerpo para mirar de frente al firmamento. El resplandor del cielo, con su radiante azul, cegó al gusano de seda. El desconocido, limpio y nítido astro resultaba nocivo para unos ojos que solo miraban a la tierra húmeda y oscura desde tiempos inmemoriales.Esa era la razón principal por la que necesitaba protegerse de tanta luminosidad. Su manera de subsistir hasta el momento, no podía modificarse con un solo gesto. Aquel paso debía seguir a una zancada y ésta a un salto al vacío. Tenía que encontrar el camino y sobre todo, debía aceptar su nueva concepción vital. Y entonces diseñó una crisálida única y espectacular, una envoltura que a todo su entorno extrañó. A todos, excepto a los que le conocían bien. Comenzó a cambiar su aspecto exterior, y este gusano, hasta entonces indiferente, dejó de serlo.En algunos círculos, el gusano invisible, cobró protagonismo, mientras que en otros sectores fue desterrado. Lo cierto es que muy pocos entendían el porqué de esta nueva presencia física.La extrañeza y novedad se convirtió en una campaña de acoso y derribo hacia aquel que, se había saltado las normas. Vivió el rechazo del entorno y sufrió en sus propias carnes el aislamiento y la discriminación de intentar ser diferente.Mientras que sus, hasta ayer, iguales comían de la misma morera, se tumbaban mullidos, sin otra preocupación que dormir cuando el sol se pone y despertar al alba, este nuevo gusano se revelaba a esta monotonía y conformismo. Regaló su fondo de armario y renovó todo su vestuario, se desprendió de sus hábitos y adquirió otros nuevos. Supo que era el momento de encerrarse en su ninfa. Camuflado trás unas amplias gafas oscuras,parecía raro y estrafalario. Pero lo más sorprendente de este cambio era lo que no se apreciaba. Todo lo que los mediocres y menudos compañeros no veían, era, en realidad, lo que más fascinante. Su nueva actitud le conducía a descubrir rostros diferentes, personalidades dispares. Perdía su timidez intercambiando miradas furtivas y recién estrenadas en su nueva crisálida, y su atrevimiento rallaba la desvergüenza. Y, ¡Dios, cuánto le gustaba esta nueva faceta!. Con esta imagen comenzaba a sentirse vivo, a experimentar una seguridad en si mismo inédita. Se sentía poderoso, flotaba en una nebulosa de pasiones y metáforas. El escaparate de su antigua existencia se disipaba y, como el conejo que aparece sobre la chistera del mago, renacía una potente piel-crisálida, sin miedos, ni prejuicios.A través de sus gafas oscuras, emergía su nueva personalidad, oteaba con recelo el horizonte, percibiendo la claridad que le esperaba allá fuera. Y su mundo comenzó a encojer. Todas aquellas pequeñas cosas que hasta entonces conformaban su existencia, ahora ya no le satisfacían. Solo los más íntimos le ataban a esta cárcel. Y no sabía cuánto tiempo más podría soportar esta monotonía. Quería compartir este cambio con los que llevaba muy dentro de su corazón , pero el temor a perder estos cariños, le impedía explosionar. Necesitaba compartir con ellos su nueva experiencia, no quería vivir esta metamorfosis solo, pero la crisálida era un abrigo para uno, tenía que vivir en soledad y esperar encontrarlos fuera. Se preguntaba quién estaría allí, quién miraría en el fondo de sus ojos y encontraría la misma persona. La evolución conlleva dolorosas pérdidas, privación de una adquirida libertad, abandono del conformismo y soledad y atrevimiento, injurias y satisfacciones, determinación e infamias. Hoy era el momento de arriesgar, había llegado la hora de despojarse de sus gafas oscuras. Comenzó a temblar y sus lágrimas se despidieron de cada rincón y cada raíz de su ajado y viejo inframundo. Inhaló por última vez el olor a tierra mojada y al levantar la vista, encontró un interminable cielo azul que cada vez sentía más cercano. Sintió la levedad de todo sus ser y supo que, el proceso de transición estaba llegando a su fin. Todos contemplan fascinados a la espectacular mariposa que, impasible y orgullosa, planea sobre su hoy y su mañana y a vista de pájaro, distinguía su minúsculo y olvidado mundo del ayer. Ante tanta inmensidad, les gritó, esperando ser oída:“Hay dos formas de sentir y disfrutar la vida: una es creer que no existen los milagros;la otra, creer que todo es un milagro y luchar por conseguirlo".Y ya nunca más miró atrás y se perdió en la ingravidez del infinito.
Dedicatoria: Recupero esta entrada para una persona que hoy sufre, para que recuerde que el cambio nunca es fácil y duele pero el resultado es apoteósico. No dejes de luchar ni de creer en tí.