Seguidores

EL RINCÓN DE BENEDETTI.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo
somos mucho más que dos.

martes, 18 de abril de 2017

EXISTE UN TIEMPO

Existe un tiempo para vivir y un tiempo para morir.
Existe millones de instantes dentro del tiempo para amar intensamente, sentir decepciones, buscar la risa en otros ojos, imaginar las caras de los que ya no volverán, destrozar(se) el alma y encontrar consuelo, reconstruir vidas que parecían pérdidas, ilusionar a los desconsolados, añorar en las grandes distancias.
Existen vidas compartidas que nunca se sienten y vidas separadas que, si se encontraran, serían indisolubles.
Existe una vida llena de instantes en los que el corazón explosiona por falta de pasión o exceso de ella.
Existen emociones y sobresaltos, lágrimas, a veces dulces y otras amargas. Instantes de serenidad que atraen a la inspiración y otros que te convierten en lobo solitario e inerte.
Trabajos que apasionan y pasiones que se convierten en formas de vivir.
Momentos generosos en esas vidas,  a pesar de estar pincelados con pasos de equilibrista, llenos de caminos agujereados de baches, en los que un traspiés, te puede costar vivir una historia única o sobrevivir con tu impotencia y desesperación.
Existen demasiadas malas vidas de buenas personas que derivan en inconfesables secretos, angustiosas provocaciones,  sueños vacíos, ilusiones ciegas y momentos de interminables soledades. Existen malas personas con muy buenas vidas, sin necesitar eternidad ni consuelos.
Existen épocas de caídas y recaídas, de tropezar con la misma piedra.
Pero, a veces, el destino te regala una oportunidad única, un sueño de una noche de verano,
una mano poderosa en el saliente. 
Aparece una sonrisa que calienta el alma, que abraza un cuerpo y su alma. Es cuando intuyes que hay otra eternidad, otro tiempo en el que un ser no es humano, es esencia y luz y energía y también, nostalgias. Es espacio infinito recogido en un rincón del alma. 

No hay comentarios: