Seguidores

EL RINCÓN DE BENEDETTI.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo
somos mucho más que dos.

domingo, 15 de enero de 2017

AMAR TODA LA VIDA, ¿SE PUEDE?


¿Se puede amar toda una vida a la misma persona? El amor es inmortal pero envejece y se transforma. Por tanto, si este sentimiento se relaciona con la pasión y el enamoramiento, mi respuesta sería rotundamente, no se puede amar toda la vida a ninguna persona de esta manera. El amor que perdura es mucho más profundo y mucho menos cinematográfico, porque es real, es dormir con la misma persona unos días y otros, acostarse. Es despertar con una arruga más y una ilusión menos y aún así, sentir su aroma a tu lado. Es odiarle y preguntarte cómo es posible que haya pasado más de dos décadas junto a él y al instante plantearte qué harías si no estuviera allí. Es un paso adelante y tres atrás. Son tres regalazos, en forma de hijos. Es sentir que, en cada etapa de tu vida, en cada momento de tristeza y alegría, de mentiras y verdades, de broncas y caricias, no podrías haber soportado a ningún otro ser humano. Y es, de esta manera como yo llevo compartiendo, aguantando, riendo, llorando, odiando y amando a la misma persona desde hace ya demasiado tiempo. Parece muy aburrido ¿Verdad? Pero la monotonía también tiene su puntito de aventura. Sobre todo, si se envejece de manera distinta a como lo piensas. Porque, al igual que las arrugas, el futuro, no se planifica, por mucho que se intente, tan solo se vive aquí y ahora. ¿Quién sabe si habrá un mañana? De lo que estoy segura, que hoy, habrá alguna cana más que ayer, pero también habrá más sonrisas y más ilusiones, y es que, nuestras ganas de vivir aumentan directamente proporcional a los años que se cumplen y creerme que hoy voy a tener que tirar muchas veces de las orejas a mi dinosaurio particular e intransferible. La piel es el fiel reflejo de las emociones y, las nuestras, cada línea, cada camino, nos recuerda todo lo que tenemos en común y lo que nos queda por compartir.
Muchas Felicidades para mi compañero de fatigas, a mi quijote, al que me hace enfadar y reír con la misma facilidad, al que está a pesar de todo, el que permanece, a pesar de tanto...

2 comentarios:

Óscar Sejas dijo...

Supongo que dependerá de la forma en que se ame y del concepto de amor que tenga cada uno. Cuando vences la idealización y aceptas que no todo es un cuento de hadas supongo que realmente estás preparado para aguantar un amor de por vida. A fin de cuentas, amar es también aguantar los defectos de la otra persona y darse cuenta de que no hace falta ser perfecto para que todo funcione y haya un equilibrio.

En fin, tampoco puedo hablar mucho yo, hasta la fecha he estado condenado a historias cortas e intensas que se han perdido en la memoria como lágrimas en la lluvia.

Pero bueno, me da esperanza ver que todavía quedan personas que consiguen amar toda una vida, enhorabuena a ti y a tu Quijote.

Abrazos!!!


EL Diario de Ely dijo...

Gracias Óscar. Los cuentos de hadas no existen o al menos, no perduran en el tiempo, pero las historias de verdad, son posibles, siempre y cuando estés dispuesto a sacrificar pedacitos de uno mismo. Un besazo.