Seguidores

EL RINCÓN DE BENEDETTI.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo
somos mucho más que dos.

lunes, 1 de junio de 2015

¿Sabes dónde está el infinito?


Hoy, último días del mes de mayo, un cúmulo de nostalgia y satisfacción me obliga a sonreír.
Cierro los ojos y recupero a ese bebe saludable y feliz.
Un niño juguetón y sonriente, siempre en movimiento, descubridor de juegos solitarios, con un carácter independiente,una sonrisa imponente y un llanto impotente.
Recuerdo, cuánto te agobiaba que rompieran tus momentos, tus juegos. Cuánto te molestaba que no comprendieran, ni respetaran tu intimidad.Siempre te costó, controlar lo que no entendías, aceptar lo que te superaba.
Pero creciste de cuerpo y espíritu, aprendiste a controlar tus presiones y a superar las críticas de aquellos que no te conocían y de los que creían que sí. Nunca dejaste de sonreír, muchas veces la sonrisa era tu barrera, la capa más externa que camuflaba todo lo que, por dentro,sentías verdaderamente.
Y así, comenzaste a valorar a los que te ayudaban.
Y así, tus raíces se consolidaban año tras año.
Y así,aprendiste a superar los miedos que tanto te agobiaban, a controlar las malas pasadas de una mente pensante y a dulcificar el sabor de la incertidumbre.
Hoy, cuando abro los ojos de nuevo, observo mucho más que un adolescente. Tiempos pasados y experiencias, han modelado a un hombre de 19 años,maduro, que continúa confiando en sus posibilidades.
Hoy, tengo la absoluta certeza que conseguirás todo aquello que te propongas, escucharás mucho más fuerte la voz que te grita:" adelante", que la otra diciendo:"No vas a llegar".
Hoy, en tu primer día de 19 años, quiero que respires hondo y confíes en tí mismo.
Que disfrutes de lo que tienes hoy, de las sonrisas y los abrazos de tus gentes, de lo que estás consiguiendo día a día, paso a paso.
No te sientas incómodo con las situaciones adversas porque puedes superarlas. Afronta la vida, levanta las alas y VIVE cada minuto de cada día, como si fuera el último.
Y hoy, especialmente, no olvides que, pase lo que pase, siempre permaneceré a tu ladito, muy cerca de tu alma. A pesar de tanto, somos entrañas y nos llevamos en la sangre.
¿Sabes dónde está el infinito?...


1 comentario:

Cristian Redondo dijo...

Tienes un premio en mi blog ^^
Un abrazo!