Seguidores

EL RINCÓN DE BENEDETTI.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo
somos mucho más que dos.

sábado, 14 de marzo de 2015

HORIZONTES

¿Puedes ver el horizonte?
¿Por qué no te quitas esa gafas de sol?
Siente este maravilloso día desde aquí arriba, claro, luminoso.
Observa la línea azulada ¿No distingues la perspectiva que yo percibo?
¡Qué extraño! Nuestras miradas se dirigen hacia la misma dirección pero nuestros confines son tan distintos. Quizá sea algo más que vista cansada. Quizá la opacidad de esas lentes que nunca te quitas no te permitan ver mi lejanía, mi cielo azul, ni mi espacio amplio y nítido.
¿No te parece triste? Estamos tan juntos pero tan desmembrados.
Tus manos palpan la tierra húmeda mientras las mías abrazan el aire. Tus piernas, impertérritas,custodian esa tierra de nadie, un territorio sin dueño. Mis pies, en cambio, intentan dibujar soles y estrellas, convertirse en alas, avivando los rescoldos del fuego. El que agitó tantas noches de verano y abrigó muchas mañanas invernales. El que hoy es ceniza.
Si pudieras recobrar la sensualidad, si llevaras algo más que mi soledad.
Parece no existir más percepción que el sabor y el olor de este lugar, el movimiento de las hojas, tan altas y asentadas en sus troncos maternales y milenarios. Miles de petirrojos, susurrando a gritos. Tan pequeños de tamaño, tan altos de miras. ¿Escuchas a sus polluelos? La algarabía de sus cantos, recién estrenados, impregnan de melodías el bosque. Me elevo con su vuelo ágil, conciso, ilimitado que se pierde en el horizonte. Ese horizonte descubierto, el que yo miro, hacia el que me dirijo. En cambio, en el tuyo se lee con mayúsculas un " NON PLUS ULTRA"
Por última vez te lo pido. Cierra los ojos y confía en los míos. Borrón y vida nueva. Déjate llevar con el alma y el corazón para adentrarte en mi dimensión, un lugar donde el cielo y la tierra son uno y no hay vencedores ni vencidos. Donde el silencio grita amor y sientes ese universo infinito y eterno que sobrevive a la Apocalipsis y a las revelaciones de los iluminados. En este espacio tan mío, sólo necesito compartir esperanza, sonrisas, imaginación, fantasía y repartir el calor de una única estrella.

No hay comentarios: