Seguidores

EL RINCÓN DE BENEDETTI.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo
somos mucho más que dos.

viernes, 10 de septiembre de 2010

LA VIDA PASA.....TAN DEPRISA...



Hoy echo la vista atrás y hay tantos recuedos.....
Una simple canción se convierte en una máquina del tiempo y te permite soñar.Entre sus notas y sus letras viajo a épocas maravillosas, a todos aquellos lugares que tanto han significado en mi vida. La maleta, a estas alturas está muy llena, casi repleta de cariños y desengaños, de sueños imposibles, de crudas realidades, de caricias, de ternuras, de tristezas, de ausencias, de no tanta cobardía y, en cambio de mucho coraje, también demasiado lastre de desidia y monotonía, bolsillos medio escondidos de emociones y orgullo y siempre, al alcance de mi mano, de música, mucha y muy distinta, según el momento, la situación, la compañía.........
Asi que, después de este recorrido por mi pasado, creo que mis vivencias son mucho más importantes que la percepción de tiempo perdido que últimamente me acompaña. Creo que la vida corre demasiado como para perder un solo instante preguntándome en lo que pudo haber sido, imaginando un tiempo que no existió y una vida que no elegí.Percibiendo fantasías que me impiden vivir este momento, que no se si será mejor o peor que otros, pero es mi momento, éste que solo yo puedo convertir en un aquí y ahora exprimidos al máximo, porque la vida pasa tan deprisa que hoy tienes 18 años y mañana te despiertas con 40 preguntándote donde has estado y quién o cómo te ha esculpido esas arrugas bajo tus ojos y esas anchuras en tus caderas.
Por tanto, de hoy en adelante, me he propuesto un trato, voy a marcarme una sola meta, saborear cualquier menudencia que me haga feliz un solo momento, soplar velas blancas el dia que sea capaz de superar al anterior, vivir mi realidad, aceptar lo que tengo hoy, saborear la canción que escucho ahora, construir mi futuro a partir de un maravilloso presente, sin abandonar mis sueños, todos esos que están aún por llegar y recordar que sin todas las personas especiales y únicas que me acompañan en mi viaje, que tantas veces han llevado mi maleta, a ratos pesada, a veces incómoda, nunca hubiera sido capaz, ni siquiera, pensar en soñar.

No hay comentarios: