Seguidores

EL RINCÓN DE BENEDETTI.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo
somos mucho más que dos.

domingo, 12 de septiembre de 2010

MARTIN LUTHER KING, 47 AÑOS DESPUÉS.......

Estas pinceladas del discurso de Luther King en 1963, me llevan a pensar que después de casi 50 años, el sueño de un hombre de paz continúa siendo un sueño para medio mundo hambriento, acosado, enfermo, perseguido y vilipendiado contra la realidad de la otra mitad, envuelta en opulencia, intereses, políticas, lujos y egoismos.
Tristeza y desesperanza en la condición humana, no me permite entender porqué los intereses de unos pocos poderosos dibujan los límites de un patrón en el que una mayoría malvive y se muere de hambre, donde otra mayoría convierte sus vidas en monótonas máquinas que actúan según ese patrón que en nada les beneficia, porqué todos somos marionetas de un invisible manipulador que nos obliga a bailar sin música y sin tacones.
Quizá llegue un tiempo en que la nación a la que se refiere Martin Luther, se convierta en un grito alto y fuerte que suene en cada calle, en cada hierba, en cada colina y conciencie al resto del mundo y el sueño entonces, se convierta en una maravillosa realidad.





Tengo un sueño

Por Martin Luther King, Jr.

Discurso leído en las gradas del Lincoln Memorial durante la histórica Marcha sobre Washington.



No quedaremos satisfechos hasta que la justicia ruede como el agua y la rectitud como una poderosa corriente.
Continuen trabajando con la convicción de que el sufrimiento que no es merecido, es emancipador.
¡Hoy tengo un sueño!

Sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo y afirmaremos que todas estas verdades son evidentes y que todos los hombres son creados iguales.

Sueño que algún día los valles serán cumbres, y las colinas y montañas serán llanos, los sitios más escarpados serán nivelados y los torcidos serán enderezados, y la gloria de Dios será revelada, y se unirá todo el género humano.

Cuando repique la libertad y la dejemos repicar en cada aldea y en cada caserío, en cada estado y en cada ciudad, podremos acelerar la llegada del día cuando todos los hijos de Dios, negros y blancos, judíos y cristianos, protestantes y católicos, puedan unir sus manos y cantar las palabras del viejo espiritual negro: "¡Libres al fin! ¡Libres al fin! Gracias a Dios omnipotente, ¡somos libres al fin!"

2 comentarios:

San Carbajo dijo...

Ojalá que ese sueño de Luther King se haga algún día realidad. Mientras tenemos que ver como millones de personas mueren en guerras que han perdido todo sentido (si es que algún día lo tuvieron). Como millones de personas mueren de hambre, como el poder corrompe y el dinero asesina. Es muy triste pero este mundo tanto el "primer" como el "tercer" está atestado de injusticias. ¿Algún día las combatiremos?

ely dijo...

si gente como tú alza alto y claro su voz al mundo, todo puede suceder. Adelante porque tienes en tus manos la mayor arma que alguien puede poseer, el don de la palabra, aprende a dominarla y utilízalo con seguridad y autoridad. TQ!