Seguidores

EL RINCÓN DE BENEDETTI.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo
somos mucho más que dos.

domingo, 11 de abril de 2010

CON TODO MI AMOR, PARA TÍ



Leyendo y escuchando la entrada de Manu, he recordado cuánto me gusta esta canción y todos los sentimientos que rememoro cada vez que la escucho. Todos los que hemos perdido algún ser muy querido estoy segura, sentirán lo mismo. Hace bastante tiempo escribí una entrada en "gentedely" que voy a recuperar hoy, evocando recuerdos maravillosos y también, terriblemente dolorosos . Aunque pasen mil años, siempre, cada segundo de cada minuto de cada hora de todos los dias, te llevaré en mi corazón.



CON TODO MI AMOR, PARA TÍ.
No era un día diferente a otros, no hacía frio, ni tampoco calor.
No recuerdo bien nuestra conversación, ni nuestra despedida.
Probablemente hablaríamos de temas cotidianos, del fín de semana; seguramente, sonreirías con las gracias de los niños...
Pero no puedo olvidar, la calidez de Tu mirada, tu tierno abrazo que me envolvía llenándome de amor, el olor de tu piel, tus besos llenos de ternura.
Recuerdo, como si de ayer se tratara, tu último adiós, con los brazos levantados al infinito.
Y no puedo olvidar tu entrega a todos, incondicional, por encima de reglas establecidas, de normas instauradas.
Gracias por esa forma de ser, única, mágica que te hacía sentir siempre como en casa y que engrandecía aquellas pequeñas cosas, tiempos compartidos de gestos inadvertidos que ya nunca volveré a sentir.
Aprendí a reir entre tus abrazos y tus risas, conocí el consuelo de un llanto, el alivio de sentir, fascinada, cómo desaparecían las tristezas y supe lo que era añorar una canción de cuna cuando dejé de escuchar tu voz. Supe rodearme de bondad y positividad porque tú me enseñaste a ahondar en las auténticas entrañas de cada hombre y cada mujer.
Es esta la razón que, en un día como hoy, ni demasiado cálido, ni lo bastante fresco, yo te ofrezca este homenaje único, para alguien extraordinario, que hizo de una vida corriente, rodeada de gente común, la más especial de las existencias, convirtiendo a todos aquellos a los que amaba en mejores personas, por los que daba la vida sin condiciones, ni preceptos, sencillamente por amor a los suyos.
Ahora siento miedo porque entiendo la soledad de un corazón y parece como si la vida fuera una gota de eternidad que te separa de mí.
Mi homenaje son las raíces de los tuyos, TUS RAICES, que hoy, conducidos por la luz de tu esperanza, se han convertido en árboles jóvenes y fuertes, con ramas erguidas y ogullosas que crecen hacia el infinito para que tu puedas acariciarlas.
Ahora, desde tu estrella, me envías tanto amor que te siento cada día en mis entrañas.
Y aquí estoy, aprendiendo a vivir con tus recuerdos, sin tus miradas, ni tus caricias, intentando ser fiel a tu credo, y mirando al cielo, le pido que te vaya muy bien hasta que por fín volvamos a vernos.
Espero ese día en el que tenga el corazón tan limpio que pueda escuchar desde lo más profundo de mi ser, el eco de tu voz.

No hay comentarios: