ORGULLOSA DE SER MUJER




El 8 de marzo del 2018, se recordará como un día en el que las mujeres de todas edades, identidades y condiciones  cubrieron las calles de toda España de color morado que simboliza la fuerza y la energía de una multitud.
 Y sí, necesitábamos ser escuchadas. Sí, teníamos que ser vistas. Sí, teníamos que gritar que estamos aquí y nos vamos a quedar. Pero  este jueves en el que, la transversalidad ha sido el nexo de unión, ha habido también negación.
NO,  a querer hacer las reivindicaciones en nombre de doctrinas, y utilizarlas para sus objetivos, a favor o en contra.
NO a directrices ni afinidades políticas.
NO a mi lucha es mejor que la tuya.
 Y  el manifiesto 8M es una prueba de ésto.  El primer párrafo del manifiesto hace referencia a la lucha solo de una serie de mujeres. Se supone que los inicios de un manifiesto expresan el pensamiento de la declaración.  Y este inicio es excluyente. Está discriminando  a tantas otras mujeres que, probablemente, no fueron sufragistas, ni sindicalistas, ni republicanas, ni anti-imperialistas pero lucharon como todas ellas, desde sus convicciones, credos o creencias.


“JUNTAS SOMOS MÁS. Cada 8 de Marzo celebramos la alianza entre mujeres para defender nuestros derechos conquistados. Fue la unión de muchas mujeres en el mundo, la que consiguió grandes victorias para todas nosotras y nos trajo derechos que poseemos hoy. Nos precede una larga genealogía de mujeres activistas, sufragistas y sindicalistas. Las que trajeron la Segunda República, las que lucharon en la Guerra Civil, las que combatieron al colonialismo y las que fueron parte las luchas anti-imperialistas. Sin embargo, sabemos que aún no es suficiente: queda mucho por hacer y nosotras seguimos luchando.”


Pero, si escribo esta reflexión, es porque  la lucha del 8 de marzo, ha sobrepasado este manifiesto. Ha atravesado corazones y conciencias para convertirse en un grito  de todos.  Ha imperado la sangre, las entrañas, la fuerza de gente de bien, mujeres y también hombres, abuelas, madres e hijas. Se ha expresado con rotundidad que estamos aquí para quedarnos pero  sin banderas, sin discursos políticos. Solo un color, el morado, para desmaquillar a todos aquellos que querían acaparar esta lucha desde un manifiesto o una simbología y de los que la rechazaban por las  mismas razones puramente políticas. Y estamos hartas de que nos condicionen la vida y pongan en nuestra boca idearios y doctrinas.
 Porque el 8 de marzo no ha sido una manifestación feminista, ha sido una corriente de féminas,  apoyadas por toda una sociedad plural, diversa y también masculina. Mujeres  que han dicho, se acabó. Estamos aquí, somos y seremos. Ni unas ni otros nos vais a vapulear más. Hoy tenemos una sola voz, detrás de cada rostro con nombres y apellidos, con sueños e ideologías plurales y diversas no existe nada ni nadie, excepto nosotras mismas.
¿Quién dice que el feminismo es exclusividad de una causa? ¿Con qué derecho?
Las que querían protagonizar o acaparar el jueves este concepto, se equivocaron. Porque, esta vez la verdad estaba en las calles. Una verdad en forma de multitud que llenaba cada rincón, que transmitía cada energía apagada, que compartía cada mano diferente, que escuchaba un solo grito de lucha y de justicia.
Ser feminista no es un pensamiento exclusivo de mujeres que discriminan por no pensar igual.
Porque si ser feminista es querer ser como un hombre, yo no lo soy.
Soy mujer y es maravilloso ser distinta a ellos. 
Y estoy orgullosa de ser mujer los 365 días del año.
Es gratificante conectar contigo  para crecer como persona.
 Lo femenino y lo masculino están en cada parte de nuestro espacio vital. Una rosa se compone de su estambre masculino y su pistilo femenino.  Todo, en esta naturaleza creativa es contenido o contenedor. Una pareja de igual sexo, adoptarán su roles femenino y masculino con absoluta naturalidad. La diferenciación y la solidaridad entre los sexos es lo que nos equilibra en derechos y deberes. Nos hace personas y nos hace iguales. Y solo desde este pensamiento y de esta colaboración podremos conseguir nuestros objetivos.
No puedo terminar esta reflexión sin mencionar a mujeres valientes, heroínas adelantadas a su época que, desde la ciencia, lucharon por conseguir sus metas. Mujeres de todas las nacionalidades a lo largo de toda la historia. Desde los genes, nuestra doble X ha marcado la individualidad y ellas, como muchas otras hoy, no enarbolaban banderas, ni cantaban himnos, ni firmaban manifiestos. Simplemente creían que este mundo necesitaba más conocimiento, observación, experimentación y perseverancia. Y así fue como la verdad les hizo libres. Y así es como abrieron otras brechas por donde luchar.

1.- Hipatía de Alejandría
(370 a.c)
Primera matemática y filósofa.
Estudió el universo y reflexionó desde la ciencia.
Murió a manos de hombres y mujeres que le tacharon de hereje.

2.- La Condesa de Lovelace
(Augusta Ada Byron) (Inglaterra 1815)
Primera programadora de la historia.
Absolutamente adelantada a su época, se reveló a su posición social y su condición de esposa y madre. Tenía una mente prodigiosa y sugirió el uso de tarjetas perforadas como método de información analítica y además introdujo una notación para escribir programas.

3.- Madame Curie
(Polonia 1867)
Dedicó toda su vida al estudio de la radioactividad.
Fue la primera persona en conseguir dos premios Nóbel por lo cuales, literalmente, dio la vida. Al día de hoy, el legado de sus papeles son tan radioactivos que no pueden manipularse sin un equipo especial.

4.- Lise Meitner
(Austria 1878)
Verdadera autora del descubrimiento de la fisión nuclear.
Su compañero de investigación, Otto Hahn, recibió en su lugar el premio Nóbel por su hallazgo en 1944.  Meitner, ante su condición de judía, tuvo que huir de Alemania y comunicarse con Hahn a través de cartas. Meitner descubrió la energía que se liberaba con separación del núcleo de un átomo e informó a su colaborador. Sin embargo, Lise Meitner, nunca quiso volver a Alemania y Hahn recibió el premio. 

5.- Amelie Ammy Noether
(Alemania 1882)
Esta matemática judía, fue considerada por el mismo Einstein como la mujer más importante en la historia de las matemáticas. Revolucionó las teorías de anillos, cuerpos y álgebra.
Su teorema de Noether se estudia en física y explica la conexión entre las leyes de conservación y la simetría física.

6.-  Rosalind Franklin
(Inglaterra 1920)
Biofísica y cristalógrafa, 
Uno de los grandes bochornos en el mundo de la ciencia.
Su gran descubrimiento  robado, fue el de una fotografía que demostraba la doble hélice del ADN. Este reconocimiento se entregó a otros tres científicos que habían seguido durante años su trabajo, haciéndose con él a espaldas de Franklin.
Otras investigaciones consolidaron la base para que Warson se hiciera, años más tarde,  con el premio Nóbel de medicina, que fue criticado por sus declaraciones racistas y xenófobas.

7.- Jane Goodall
(Inglaterra 1934)
Dedicó toda su vida a estudiar y amar a los primates. Viajó a Tanzania, a pesar de sus limitaciones económicas y estudió las diferentes comunidades de primates.
Convivió con ellos, luchando por su hábitat natural  y su libertad.
Su labor científica ha sido una referencia para generaciones de biólogos y primatólogos, aunque su metodología, alejada de un método científico, provocó muchas críticas.
Galardonada con el premio Príncipe de Asturias de investigación científica en 2003.

8.- Valentina Tereshakova
(Rusia 1937)
Fue la primera mujer astronauta de la historia.
Realizó su viaje espacial a bordo de la nave Vostok-6 en 1963, con el alias de Gaviota.
Batió otro record, realizando 48 órbitas completas a la tierra.

9.- Jocellyn Bell Burnell
(Irlanda del Norte 1943)

Trabajó  en la construcción de un radiotelescopio para usar los destellos  interplanetarios en el estudio de  los quasares y descubriendo la primera señal de un pulsar. A pesar de este descubrimiento, el Nobel de físca se lo concedieron a Antonio Hewish en 1974.

10. Flora de Pablo
(España 1952)

Doctora en medicina y codirectora del grupo de investigación Laboratorio 3D, Desarrollo, Diferenciación, Degeneración del CSIC. 
Su equipo investiga los mecanismos fisiológicos que regulan la profileración, competición y muerte celular.
Además de su labor científica, participa activamente en la lucha por el reconocimiento del papel  de las mujeres en el mundo de la investigación y fue una de las  fundadoras de la Asociación de mujeres Investigadoras y Tecnólogas.

11.- Rosa Menéndez
(España 1956)
Primera mujer en la historia en presidir el Consejo Superior de Investigaciones Científicas CSIC en 2017. 
Esta química  ha centrado sus investigaciones en los materiales utilizados como fuente de energía, especialmente en el estudio de los procesos de optimización de los recursos del carbón y sus derivados como el petróleo.

12.- Marian Tortola
(España 1977)
Investigadora del Instituto de Física Corpuscular (IFIC).
Es una de las 5 ganadoras del premio a la Investigación L'Oreal - UNESCO for women in sciencie 2017/2018, por el estudio de las diferencias entre materia y antimateria a través de las ocilaciones de neutrinos vistas por el experimento DUNE, en los Estados Unidos, en el que participa el IFIC.

-------------------------------

Adelante, si prisas pero sin pausas.Siempre adelante, sin mirar atrás.Somos valientes.Somos madres, hijas, amigas,amantes, soñadoras de vida,emprendedoras de sueños.Somos mujeres, caminando,siempre caminando...


0