Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2017

AÑORANZAS

Imagen
Me gustaría regalarte el cielo y la tierra. 
Envolverlo con un lazo de papel de seda y 
guardarlo, junto con todos tus sueños e 
ilusiones, en una mágica cajita de cristal.
Me gustaría regalarte todos los mantos
púrpuras de amapolas de cualquier 
mañana de primavera y el olor a jazmín y 
azahar de las tardes mediterráneas de 
verano. Me gustaría llenar un globo 
morado con toda tu infancia y dejarlo 
escapar a un lugar donde mantenga 
intacta toda tu inocencia. Me gustaría 
regalarte toda una vida de prosperidad, 
amor, amistad…. Me gustaría regalarte un 
viaje al país de nunca jamás donde todo 
puede ocurrir. Regalarte un millón de sonrisas y emociones que empapen tus ojos de alegría. 
Llenar tres mundos de música y pasos de baile, de historias para soñar y cielos azules para volar. Me gustaría regalarte una lámpara con tres genios y un deseo cada noche. Me gustaría ser omnipresente y omnipotente para protegerte de la sensación de fracaso y desesperación, borrar la impotencia y la desgana. Pero t…

28 NUEVES DE FEBRERO

Imagen
28 nueves de febrero que suceden y encadenan toda una vida.
Los primeros tenían, en esencia, entrañas llenas de vida, aromas de bebés, comienzos ilusionantes y sueños compartidos.
Los siguientes, hasta 15, juegos, canciones, cuentos, películas de Disney, reyes magos, cuadernos y libros de texto. Ir mujer o volver madre, estar sola o marchar con familia, momentos difíciles, preguntas erróneas o respuestas incorrectas, tormentas, luces, sombras, ni contigo ni sin tí y, compartir sueños.
El resto hasta 27, se confunden entre bailes y películas, charlas, descubrimientos, el bien o el mal, acertar o equivocarse, hablar o callar, esperanza, impotencia, centrarse y volver a empezar, alegrías, fados, distopías, sueños de altos vuelos, inspiración, miedos, más indecisiones, sonrisas, encontrarse entre la barra de un bar y la atmósfera mágica de un búho, querer pero no poder, pensamientos sin sentido y dar sentido a la sin razón, intentar nuevos comienzos, reconocer el único fin que j…