Seguidores

EL RINCÓN DE BENEDETTI.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo
somos mucho más que dos.

miércoles, 19 de febrero de 2014

IMPOTENCIA



Lloró desconsoladamente.
Lloro en silencio lo que no supe luchar a gritos.
Y llena de dolor, tengo que seguir adelante sin parar de llorar. Porque irremediablemente lo hecho hecho está.
La cobardía me acompañó demasiado tiempo. Ya nada del pasado puede corregirse e irremediablemente marcará el futuro.
Ya no podré regalar la niñez que robé ni la fe que se perdió.
Ya no recuperaré la ternura del beso infantil, ni la confianza del niño perdido.
Es por esto, que mi llanto es ensordecedor, como su dolor, agónico como su esperanza.
Lloro porque no pude ser el bastón donde se debían apoyar, ni la risa que les debía tranquilizar. Lloro porque fueron más reposo mío que yo de ellos.
Porque mis desesperanzas fueron suyas sin pertenecerles.
Porque no supe cerrar la puerta cuando ya no había ningún aire que respirar.
Lloro de impotencia porque sólo aprendí a esperar.
El llanto de perderlos antes de tenerlos.
Un llanto inconsolable porque les enseñé tristezas en lugar de risas.
Porque aprendieron a camuflar la desesperanza.
Lloro porque los reyes magos salieron por la ventana tan sutilmente cómo entraron.
Porque les obligué a crecer como una piña,demasiado deprisa.
Lloro por todos los abrazos perdidos, por miles de lágrimas que nunca debieron estar en esos ojos inocentes, por las promesas que siempre fueron nada.
Irremediablemente lloro porque no pude ser imaginación, ni el despertar seguro de la mañana.
Por perder sus sueños en mis tormentas.
Lloro por ser más negro que blanco.
Más noche que día.
Más huracán que brisa.
Lloro porque miro sus ojos y ya no me dejan ver su corazón.
Lloro porque amarles con toda el alma nunca fue suficiente.



martes, 11 de febrero de 2014

DÉJAME CONFESARTE.....



"Déjame confesarte........."

Ah!! Cómo me gustas!!
Me gustas sin ton ni son.
Me gustas en mis mañana pero conforme avanza el día, ese gusto por tí, se va convirtiendo en reverencia hasta que llega la noche....
La noche, ausente de tí y confidente contigo. Es cuando te siento más mío, como si perforaras mi pecho para adentrarte en mi alma. Y me doy cuenta entonces que me gustas irremediablemente.
Y te siento tanto entre mis sábanas y mis pensamientos que no te imagino si no escucho tu risa. Que no te sueño hasta que absorbo tu aroma.
Me preguntas que hay en tí que tanto me atrae. Y no tengo respuesta.
Eres tú en toda tu esencia, es por todo y por nada. Son tus risas que escucho sin oír, tus susurros que conozco sin hablar, tus abrazos que imagino, tu deseo que percibo.
Ah! Y como me gusta saber que tu sientes lo mismo.
Es lo que más me gusta, sentirnos el uno del otro, intercambiar las alas, regalarnos sueños, escribir historias de amantes mas leales que fieles.
Me gustas cuando me introduces en tus fantasías y me conduces por ese caminar desvergonzado, tan tuyo. Ahora álgido, después tierno hasta encontrarme esa sonrisa pícara perdida en mi memoria, rebuscando entre mi corazón y mi intimidad hasta que encuentras la razón de esta atracción tan desmesurada como inacabada.
Y no sólo me gustas por estas andanzas tan tuyas, me maravilla que tras los juegos inconexos y lascivos, te conozco y me conoces mejor que nada, más que nadie. Una frase o una dedicatoria es el nexo para retomarnos por dentro y acunar nuestras distancias, encerrar nuestros miedos, sentirnos poderosos. Compartimos imaginación y pensamientos, confiamos el uno en el otro, inconclusos, somos y seremos un sin nombre y quizá un sin esperanza.......y a pesar de tanto que me faltas.....
¡¡¡Cómo me gustas!!!

martes, 4 de febrero de 2014

CARTA PARA UNA INVITACIÓN



Te invito una noche a mi lado.
Te invito a quererte sin causa aparente,
a perderte entre las sombras y adivinar las formas de mi cuerpo.
Si por casualidad te has quedado con ganas de más,
te invito a encontrar la melodía que te lleve hasta mis entrañas,
a hechizarte entre mis susurros y mis espasmos.
Y si después, necesitas saborear nuevas texturas,
te invito a que te quedes.
Con tus alas y mis caricias.
Te propongo jugar a querernos, a buscarnos.
A olernos, a robarnos abrazos insistentemente.
A encontrarnos o no.
Ahora frío, ahora templado,
hasta abrasarte en ese recodo al que nadie llegó.
Es una invitación sin ánimo de lucro, ni pretensiones importantes,
No es proposición, ni promesa,
Tampoco obsesión, ni locura.
Es simplemente que te ofrezco mi sonrisa para jugar con tu melancolía.
mi esperanza para ahogar tus miedos,
las instrucciones de mi ser para sentirte hombre muy cerca de mi piel.
Más si no puedes o simplemente no quieres saltar,
entonces te invito a que me pienses y me sueñes.
Y así, cuando la luz de la mañana ilumine tu rostro agotado,
observes tu reflejo y sepas que, quizá por miedo,
quizá por desidia, rechazaste la única invitación,
a soñar despierto,
a vivir con pasión desenfrenada,
a sufrir con dolor desmedido,
a abrazar,
a reír,
a luchar.
No pierdas mi invitación, por si acaso......
Puede que algún día seas capaz de amar un imposible.
Mientras, espero que, en ese encorsetado mundo tuyo,
seas feliz recordándome,
desgraciado imaginándome.