Seguidores

EL RINCÓN DE BENEDETTI.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo
somos mucho más que dos.

sábado, 24 de marzo de 2012

SOS


El azul de un mar en calma o el verde del océano embravecido, empapado de venganza y arrojando a la arena todo aquello que nunca quiso.
Un rojo campo de amapolas y la flor blanca del almendro en primavera.
El violeta del cielo despidiendo al día.
La luz plateada y brillante de la luna llena.
El arco iris iluminando un día soleado de lluvia.
Ninguno de estos colores tan asociados a nuestros sentimientos y estados de ánimo existen.
Nada es real. Todo es fruto de nuestra percepción.
Como el mundo de Matrix, la realidad es radicalmente más tétrica, oscura como una noche perpetua.
La realidad no tiene color, es un profundo agujero negro donde no llega la luz. Es La Nada una oquedad vacía, ciega, muda.
Y parece mentira, pero un insignificante rayo de luz blanca puede cambiar una idea, originar un pensamiento y dar sentido a una vida.
Un fulgor que nunca podrás atrapar convierte las tinieblas en claridad.
Un instante cegador y el campo de amapolas se llena de colores, el cielo recupera su esplendor, las miradas se encuentren y las sonrisas se iluminan.
Un resplandor mágico que agita de colores los abrazos, pinta los besos de rojo pasión e impregna la música con sentimientos de color rosa.
Más todo son imágenes captadas por un cerebro, retenidas en la cárcel de nuestras conciencias. Acciones y reacciones químicas que tergiversan la verdad. Creencias optimistas, ingenuas ilusiones. Intuiciones de querer ver lo que imaginamos.
Pero en ocasiones el cerebro se tiñe de negro...
Hace demasiado tiempo que habito en un espacio herméticamente cerrado, sin puertas, sin ventanas, ni tan siquiera una pequeña rendija que deje pasar un insignificante halo de luz.
Mis retinas se abren pero nada vislumbran.
Mi corazón se empapa de angustia.
Hace tanto que no percibo los olores de la música, ni los sabores de las risas...
Ya no recuerdo el azul del mar en calma, el remolino blanco de las olas ensordecedoras rompiendo en la roca.
Si fuera capaz de imaginar un futuro.
Si, en la lejanía, escuchara el aleteo de la mariposa, quizá percibiera su efecto y reconociera de nuevo, el color esperanza.

jueves, 8 de marzo de 2012

JIRI KYLIAN Y SU "PETITE MORTE"

Petite Mort.Coreography by Jiri Kylian.Nederlands Dance Theatre.1996

Para todos los que amáis la danza, os regalo esta maravilla. El coreografo Jiri Kylian ha conseguido con sus creaciones y sus artistas, la perfección más absoluta, el control del cuerpo, mentes y espíritus solapados en uno solo, Batements fondus perfectos, que encadenan unos movimientos con otros sin adornos, ni aditivos, ni decorados que desvíen nuestra atención.
Tan solo imaginaros en esos cuerpos y experimentar esos movimientos. Parecen innatos en estos maravillosos y aterciopelados bailarines, pero tanto dominio implica el mayor de los sacrificios. Es un gran ejemplo de vida, porque todo esfuerzo, toda perseverancia y toda devoción persiguiendo tus sueños, siempre tienen su recompensa.
Y aquí está la prueba.