Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2010

DESDICHADA NAVIDAD CAPÍTULO 2

La cruda verdad es que, esa vetusta figura, deambulaba entre el bullicio para poder olvidar sus tristes recuerdos. La única certeza del color rojo era el intenso frio de la noche sobre su entumecida cara y sus agarrotadas manos y el exclusivo color blanco era el reflejo de un cabello, cada vez más canoso. Su lento caminar callejeaba con los pies bien aferrados a la tierra, sin más compañía que su sombra reflejada en los espejos.

La niebla, como sus recuerdos, se había disipado abriéndose a la claridad de la engalanada ciudad, cada vez más deshabitada. Solo quedaban los rezagados a mesa puesta y algún comerciante apurando sus últimas ventas. El reloj se acercaba a las 10 de la “Noche Buena”, para él, noche solitaria. Noche de melancólicas horas, interminables minutos y segundos en los que la alegría de otros le transportaba a tiempos más felices.

Aquella taciturna noche ralentizó sus pasos que no le llevaban a ninguna parte, en una avenida vacía de ilusiones, tan solo el sonido de sus …

DESDICHADA NAVIDAD

Imagen
¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!


No todos los cuentos comienzan con: “Erase una vez….” Ni tampoco finalizan como: “fueron felices y comieron perdices”.

En el nudo de estos relatos no aparecen princesas desamparadas, no existen príncipes valientes, las brujas no realizan hechizos ni las hadas convierten a cenicientas en maravillosas mujeres capaces de enamorar a ricos y guapísimos herederos de reinos mágicos.

La trama de estos singulares cuentos nunca lo protagonizan personajes que, mediante encantamientos o conjuros viven historias fantásticas.

Y en el desenlace de estas pequeñas historias nunca se gana el derecho a convertirse en héroe, ni a llevarse ovaciones y laureles.

Estos cuentos nunca finalizan compartiendo una vida de felicidad, por siempre jamás, con la más bella del cuento.

Los cuentos a los que yo me refiero, son más perecederos, incluso en Navidad, o más bien y sobre todo, en Navidad…….

DESDICHADA NAVIDAD

Llegó el 24 de Diciembre, una tarde tan fría, tan nubosa que confería al ambiente n…

EL ÁRBOL DE MI VIDA