Seguidores

EL RINCÓN DE BENEDETTI.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo
somos mucho más que dos.

jueves, 29 de abril de 2010

¡¡¡¡ESTOY ORGULLOSA DE TÍ!!!

Después de leer tu última entrada y entrar en erupción por no poder comentarte por no se qué problemas en mi blog, he pensado que debo escribirte aquí mi comentario y dedicarte esta entrada, solo para recordarte cuánto te quiero.......

MI COMENTARIO:
¡¡¡¡ESTOY ORGULLOSA DE TÍ!!!
Eres tan especial que me pones los pelos de punta. Y además casi siempre tienes razón. Tu lo dijiste hace muy poco: no tenemos ningún derecho a quejarnos. Asi que voy a llevar a mi realidad todas esas cosas que escribo y que además de sentirlas, también debo vivirlas. Por tanto y sin más dilación, voy a SOBREVIVIR. TQ!!!!!!

MI ENTRADA:
SOBREVIVIR por encima de miedos y dudas, sobre todas las cosas, pero no de cualquie manera.
Sobrevivir sin perder la esperanza en tus sueños, manteniendo la cabeza sobre los hombros y el corazón, en tiempos de tempestades, abierto a la ilusión.
Sobrevivir es creer en uno mismo y mantener el rumbo, afianzar un proyecto de vida, retomar nuestros propósitos, es quererse y aguantarse , es levantarse cada día y acostarse cada noche con la seguridad de que luchas y trabajas por aquello en lo que crees, dejando a un lado el qué dirán, si estás o no dentro de normas establecidas.
Sobrevivir es mirar a tu alrededor y sentir un cielo claro y emociones y vivencias que te invitan a a sonreir.
Sobrevivir es caerte hoy y levantarte por la mañana con heridas y laceraciones en el corazón y conducir tu vida entre noches vacias y mañanas plagadas de situaciones incómodas. Y aún así, ser capaz de mirar en el fondo de tu alma y encontrar esa insignificante porción de sensibilidad y optimismo que te incite a salir a la calle y comerte el mundo.
Sobrevivir es hacer oidos sordos a las malas lenguas, abandonar en el margen del camino aquellos desconfiados ojos, los pensamientos pesimistas, evitar esas miradas calumniadoras que confundían tu realidad, alcanzar la orilla opuesta en la que habitan tus enemigos y que esperen sentados el disfrutar cada una de las derrotas que, sin duda, tendrás que asumir.
Sobrevivir es cerrar los ojos y observar el mundo desde tu perspectiva, es imaginar tu futuro desde lo más profundo de tu ser y rodearte de de la gente verdadera, que te aporta positividad, recordar situaciones insignificantes pero auténticas, que te engrandecen como ser humano.
Sobrevivir es compartir con otros supervivientes tus experiencias mejores y peores, navegar en la misma balsa que entre borrascas, aguaceros y calma chicha nos conducirá a pisar suelo firme y seguro de nuevo.
Cada situación, cada persona aportará una experiencia importante en tu vida, compartiendo amistad, amor, cariño, dulzura, pasión, fe,esperanza, alegría, motivación, inspiración, seguridad y confianza.
Con esta complicidad, crecerás como persona, defendiendo tu individualidad, tu personalidad, tus vivencias....las buenas y aquellas terribles,que parecen no poder superarse. Pero eres una superviviente y sobrevives....
Sobrevivir es ser lo suficientemente inteligente como para apartar de tu vida todo lo que contribuya a negociar tus miserias, es saber pagar hoy con sufrimientos a cambio de conseguir un futuro plagado con felicidad y tranquilidad de cuerpo y espíritu. Es vivir bajo tus principios, es luchar por ser fiel contigo mismo, es sentir cada dia autoestima, estímulo de superación, es comprender que no hay derrota sin negociación, es intuir la posibilidad de establecer un armisticio, sin precipitarse en negociar la estrategia.
Sobreviviendo cada día te conviertes en alguien más fuerte, más seguro, convencida de tu elección. Aprendes a recapacitar antes de actuar, cuando eres capaz de meditar los pros y los contras, lo mucho bueno y lo menos malo, el vaso medio lleno y nunca medio vacío, sacas la cabeza de debajo del ala, te encaras con cada revés, haces frente a tu tristeza y superas las decepciones que te rodean , solo entonces, estarás preparada para gozar de esa risa sincera, el abrazo verdadero, la inmortalidad de una amistad genuina, un corazón limpio, una corazonada que no puedes dejar pasar, un amor sincero y puro, una pasión inimitable, un reto superado.
Sobrevivir es una forma de soñar y de despertar, de sentir, de expresar, de sufrir y de amar. Es ser uno mismo, olvidando cualquier norma establecida, es luchar por realizar un sueño, por expresar y vivir, sin agobiarse por el tiempo que se tarde en conseguir este propósito.
Únicamente sobrevive quién consigue anteponer esta prioridad a pesar de los varapalos y de los perjuicios de la inmensa y predecible mayoría.
Sobrevivir es caminar por incoloros desiertos de envidias y navegar por rios de rencores y aún así atravesar ese negro agujero, recordando siempre que en la vida nada se regala, solo así se conoce el triunfo personal, sin necesidad de aplausos ni parabienes.
En ocasiones nuestros pensamientos fluyen demasiado rápido, nuestras actos irracionales en exceso nos llevan a situaciones paradójicas, descabelladas, alejándonos de la realidad. Todo lo conseguido con facilidad son caprichos vacios que, sin esfuerzo, agonizarán antes de existir.
Yo no sabría explicar muy bien la causa, pero la vida es tan extensa en esfuerzos y necesidades, como breve en éxitos y alegrías. Asi qué ¿por qué no disfrutamos de estos intensos momentos? Porque aunque breves en el tiempo, serán infinitos en nuestros recuerdos y nos alimentarán cada día motivándonos para alcanzar otro nuevo y breve instante de placer.
Toda la naturaleza mantiene los mismos cánones, el fuerte se come al débil, la hierba mala crece arbitrariamente y los desastres más terribles son los naturales. Así el instinto más cruel siempre se sobrepone al más compasivo y la realidad suele superar con creces a la ficción, mentes imaginativas, vivencias intensas que necesitamos expresar y compartir, en ocasiones, a través de una música, otras con una letra, a veces una película te transporta a situaciones inimaginables, una esencia, un perfume te recuerda a quien más necesitas....Los recuerdos de una maravillosa niñez, el abrazo de una madre, el olor a mantequilla horneada , los juegos de patios de colegio, la complicidad del amigo, el primer beso, el primer abrazo, la primera vez......
Sobrevivimos desde el mismo momento en que abrimos los ojos a este mundo extraño y poco justo, en el que viajamos con nuestro Karma, aquel que nos acompañará el resto de nuestra vida. Una condición que podremos variar y reconducir solo si somos capaces de aceptarnos con nuestros defectos y nuestras virtudes, sin creernos el culo del mundo. Solo cuando luchamos contra nuestras propias miserias y las controlamos.
Si fueramos capaces de organizar nuestro pasado como si de un cajón se tratara y ordenarlo por colores, tamaños y fecha de caducidad, quizás estaríamos preparados para pasar página, echar la llave y tirarla al agujero más negro y más alejado de este presente que comienza a ser esperanzador.

sábado, 24 de abril de 2010

UN DÍA DE PRIMAVERA

Hoy, no tengo otro remedio que recuperar todo aquello que llevo escondido desde hace algún tiempo.
Hoy, no me queda otra que abrir el cofre de mi inspiración porque la ocasión lo merece.
Hoy, observaba entre la penumbra tus gestos, tus movimientos, tu seguridad y aún viviéndolo, me costaba creerlo. El tiempo pasa tan deprisa, que muchas veces cuesta asimilar tantos cambios, tantas sensaciones.
Y en un suspiro, he sentido la certeza de que todo fluía, como tu vida, en una única dirección, por un único cauce, abriéndose al mundo como un abanico rojo pasión, siempre, como un hechizo, entregada a todo lo que sientes, a todo aquello que te propones. Viviendo la vida como sientes la música.
Hoy entre una nebulosa de ternura y orgullo, he presentido toda tu esencia dentro de mi alma y, una vez más he percibido aquella niña impetuosa y pispoleta que acunaba entre mis brazos mientras te comía a besos.
Hoy mantienes tu temperamento intacto.
Continúas siendo intuitiva, elevando tus brazos al cielo, al compás de la música, engrandeciendo la existencia de todo aquel que te rodea.
Misteriosa, como tus pasos de felino que nos ha regalado hoy sobre el escenario, sintiendo tu día a día como si fuera único y permitiendo atravesar ese enigmático muro solo a unos pocos privilegiados.
Apasionada, como las miradas y los gestos con los que nos has hipnotizado hoy, aprendiendo a amar con esa misma intensidad esos abrazos predestinados a perderse entre tu cuerpo.
Valiente, deslizándote entre la música con la osadía de quien ha perdido el miedo escénico, con el atrevimiento de quien sigue su intuición sin miedo a equivocarse.
Atractiva, con lineas delicadas y seguras, lúcida ante la efectividad de lo que la naturaleza te ha regalado y arriesgando lo que hasta ahora no había sido capaz, arañando cada instante de cada minuto de cada hora, de cada día.
Tu regalo, hoy, sentirte TU. Ser consciente, por fin, que todo tu esfuerzo tiene su recompensa, con tanta gente que te quiere, que te responde cuando ríes y cuando lloras, cuando gritas y también cuando callas, porque tus silencios son puñales en nuestros corazones. Un incalculable regalo, un encuentro en tu camino de indescriptible felicidad con tus niñas y menos niñas, con la que compartes y compartirás tantas experiencias, risas y abrazos de alegría, impulsos de esperanza por horas y horas compartidas frente a un espejo, amoratadas huellas, prueba innegable del esfuerzo y dedicación total. Ya no hay soledad, nunca más.
Porque hoy, por fin, comienzas a creer en tí y, una parte de tu mente insegura, resurge de tus cenizas haciéndote comprender que te lo mereces, que te has ganado a pulso cada uno de los aplausos, de las luces, de los premios, de tu nombre retumbando en un micrófono, saboreando este festín de danza, amistad y pasión, endulzada con un explosivo coctel de euforia y algarabía. Trás el fragor del espectáculo, el postre, ese abrazo intenso, un instante perfecto sin reproches, una sensación que nubla cualquier otra emoción, un momento tantas veces enmarañado entre tus pensamientos, imaginado en tus dulces sueños que parecieron perderse para siempre entre los metálicos sonidos de railes, los mismos, que este 23 de Abril, te lo han devuelto sincero y valiente, expresando lo que tantas veces intentó evitar.
En cuanto a mí, gracias por lo que hoy me has regalado, por esos ojos grandes y profundos iluminando toda tu cara, por sentir tu éxito y tu felicidad, por transmitirme tu fuerza, por compartir el cariño que tanta gente te profesa, por sentirte tan cerca y tan independiente, por respirar cada sorbito de tu felicidad, por echar a volar sin perder tu perspectiva, por dejarme ocupar un pedazito en cada poro de tu piel, por ser un gajito de mis entrañas y yo un ápice de las tuyas. Es éste el mayor regalo que podría imaginar y tu me lo concedes cada día.
Un día de primavera único, pionero de muchos otros, un nuevo comienzo, futuros días y noches cargaditos de ilusiones, de positivos pensamientos, de decisiones valientes, de aires misteriosos, de verdades compartidas, de caricias y placeres.
Y para finalizar un consejo de una irracional. Recuerda, siempre, viajar por la vida con el alma, con tus sueños intactos, donde el pasado se rinda siempre ante un maravilloso presente, donde puedas mirarte por dentro y sentir una brisa de espontaneidad, donde encuentres esa sonrisa que emana desde lo más profundo de tu corazón hasta dibujarse en tu cara, descubriendo en un solo instante ese latido intenso, divisando una estela de felicidad en un horizonte en el que se confundan el cielo y la tierra.
GRACIAS POR EXISTIR.

domingo, 11 de abril de 2010

CON TODO MI AMOR, PARA TÍ



Leyendo y escuchando la entrada de Manu, he recordado cuánto me gusta esta canción y todos los sentimientos que rememoro cada vez que la escucho. Todos los que hemos perdido algún ser muy querido estoy segura, sentirán lo mismo. Hace bastante tiempo escribí una entrada en "gentedely" que voy a recuperar hoy, evocando recuerdos maravillosos y también, terriblemente dolorosos . Aunque pasen mil años, siempre, cada segundo de cada minuto de cada hora de todos los dias, te llevaré en mi corazón.



CON TODO MI AMOR, PARA TÍ.
No era un día diferente a otros, no hacía frio, ni tampoco calor.
No recuerdo bien nuestra conversación, ni nuestra despedida.
Probablemente hablaríamos de temas cotidianos, del fín de semana; seguramente, sonreirías con las gracias de los niños...
Pero no puedo olvidar, la calidez de Tu mirada, tu tierno abrazo que me envolvía llenándome de amor, el olor de tu piel, tus besos llenos de ternura.
Recuerdo, como si de ayer se tratara, tu último adiós, con los brazos levantados al infinito.
Y no puedo olvidar tu entrega a todos, incondicional, por encima de reglas establecidas, de normas instauradas.
Gracias por esa forma de ser, única, mágica que te hacía sentir siempre como en casa y que engrandecía aquellas pequeñas cosas, tiempos compartidos de gestos inadvertidos que ya nunca volveré a sentir.
Aprendí a reir entre tus abrazos y tus risas, conocí el consuelo de un llanto, el alivio de sentir, fascinada, cómo desaparecían las tristezas y supe lo que era añorar una canción de cuna cuando dejé de escuchar tu voz. Supe rodearme de bondad y positividad porque tú me enseñaste a ahondar en las auténticas entrañas de cada hombre y cada mujer.
Es esta la razón que, en un día como hoy, ni demasiado cálido, ni lo bastante fresco, yo te ofrezca este homenaje único, para alguien extraordinario, que hizo de una vida corriente, rodeada de gente común, la más especial de las existencias, convirtiendo a todos aquellos a los que amaba en mejores personas, por los que daba la vida sin condiciones, ni preceptos, sencillamente por amor a los suyos.
Ahora siento miedo porque entiendo la soledad de un corazón y parece como si la vida fuera una gota de eternidad que te separa de mí.
Mi homenaje son las raíces de los tuyos, TUS RAICES, que hoy, conducidos por la luz de tu esperanza, se han convertido en árboles jóvenes y fuertes, con ramas erguidas y ogullosas que crecen hacia el infinito para que tu puedas acariciarlas.
Ahora, desde tu estrella, me envías tanto amor que te siento cada día en mis entrañas.
Y aquí estoy, aprendiendo a vivir con tus recuerdos, sin tus miradas, ni tus caricias, intentando ser fiel a tu credo, y mirando al cielo, le pido que te vaya muy bien hasta que por fín volvamos a vernos.
Espero ese día en el que tenga el corazón tan limpio que pueda escuchar desde lo más profundo de mi ser, el eco de tu voz.

domingo, 4 de abril de 2010

INCERTIDUMBRE

La vida y nuesta manera de pasar por ella es a veces tan extraña.
Los excepcionales en realidad, por extraños más que por genios, somos nosotros, nuestras reaciones a lo impredecible, tan alejadas de lo que pensábamos hacer y nunca hicimos.
Nuestra ideas, nítidas y seguras se convierten en inestables nebulosas cuando ya no son proyectos. En ocasiones, la varita mágica del hada madrina convierte en realidad los pensamientos más ansiados, y en ese instante, en el que el deseo se convierte en realidad, ocurre lo que nunca hubieramos ni imaginado en la peor de nuestras pesadillas. Nada. Parálisis total desde la uña del dedo gordo del pie hasta la neurona más insignificante del cerebro. Una fuerza invisible ha entumezido toda parte movible convirtiendo actividad en atrofia. Medusa nos ha mirado y convertido en piedra. Una parte de nosotros lucha contra lo indescriptible y nos incita a actuar como ocurría en nuestros sueños, pero nuestro "alter ego" acaba de despertar invadiendo cualquier capacidad de pensar coherentemente. Si fueramos capaces de razonar, observaríamos que esta conversión entre Dr Jekil y Mr Hyde es lo más maravilloso del ser humano. La imprecisión en los aciertos, la incertidumbre de nuestras determinaciones, lo inadecuado de ciertos comportamientos y al mismo tiempo la valentía para afrontar estas decisiones, la disposición para rebobinar los pensamientos negativos convertiéndolos en positivos, son actitudes que nos hacen a cada uno de nosotros seres únicos e inimitables. Son estas conductas las que descubren la genialidad en cada uno de nosotros. Porque equivocarse es vivir y es aprender, es sentir, llorar, y rabiar de impotencia. Porque los sentimientos nos conmueven y nos hacen dudar a cada paso que avanzamos. Y cada vez que nos enamoramos perdemos el equilibrio e intentamos recuperarlo con cada mirada, en una voz, con una caricia. Es por esto que las cabezas pensativas nos vuelven locos y nos adentran en un mundo de incertidumbre. Pero el coraje es una de nuestras grandes virtudes y, como en las gestas medievales, montamos nuestro corcel, nos protegemos con armaduras y cascos, empuñamos la lanza con fuerza al tiempo que atacamos a nuestra desesperanza, esperando derribar la mala conciencia y ganar la batalla a nuestro "alter ego". Esta reflexión, esta inercia batalladora es suficiente para continuar con nuestras vidas y entender que no hay nada imposible, que si se lucha lo que se persigue, no hay cruzada sin tregua. Nuestro destino siempre nos acompaña y todo lo que acontece tiene un porqué. Nada es casual, los acontecimientos siempre se solapan con otros que están por llegar y lo importante es saber esperar, prepararse para ser capaz de reacionar y no dejar de creer en nosotros mismos y en nuestros sueños, a pesar de que nos sobrecogan cuando se convierten en realidad.

jueves, 1 de abril de 2010

POR HAITI

Entre muchísimas otras, estas son tres maravillosas canciones por una extraordinaria causa. Es una pena que solo nos acordemos de toda esta pobre gente ahora. Lo ciert, es que viven en el inframundo desde hace mucho, pero nunca es tarde y lo poco o mucho que llegue, me gustaría pensar que es para los más necesitados, para todas esas familias que se han quedado sin nada, para tantas madres y padres que han perdido a sus hijos, para los huérfanos y los enfermos. ¡Ójala! que la codicia y los desaprensivos no tuvieran entrada en Haiti, aunque, me temo, va a ser que no......







Y no podía faltar el incondicional y atemporal "we are the word". En su momento se hizo por Africa. Parece mentira que entre uno y otro haya una diferencia de 25 años y el problema siga tan vigente. ¿no os hace pensar?....ahí lo dejo.