Seguidores

EL RINCÓN DE BENEDETTI.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice y todo
y en la calle, codo a codo
somos mucho más que dos.

domingo, 31 de enero de 2010

RECOMPENSA, PARA LOS VALIENTES.

La vida, a veces, es caprichosa y no quiere darte aquello por lo que tanto has luchado. Otras es envidiosa y a pesar de escalar hasta el volcán y encontrar, por fín, tu momento no acepta esa, tan disputada, felicidad. En algunas ocasiones nos acomoda una venda en el corazón impidiendo que las circunstancias o el momento sean los adecuados y en tantas, y tantas ocasiones, es cruel conduciéndonos por caminos paralelos, caminos ya pasados o todavía no aflorados, caminos superiores o inferiores, caminos circundantes o interiores, pero siempre constantes e infinitos, intuyéndose el uno al otro, sin alejarse ni acercarse. Manteniendo una distancia infinita y percibiendo el destello del camino.

Entonces surge la premonición, una corazonada, un presentimiento y te lanzas al vacío, rechazando el miedo a lo desconocido, esperanzado por el resultado de esta decisión.

El éxito, en cualquier ámbito de la vida, es intercambiar la seguridad de una vida monótona y aburrida por la incertidumbre de lo que se ignora. Es una habilidad exclusiva de los valientes que arriesgan, de los inconformistas que se adentran en mundos ocultos, de los que bucean a pulmón abierto sumergiéndose en insondables profundidades.

No todos los que buscan encuentran la salida. Muchos, la mayoría, se pierden en el camino, ahogándose en las dificultades. Pero aquellos que han arriesgado nunca serán perdedores, impulsivos de sangre caliente que siempre saltarán al vacío, imprudentes y temerarios con la convicción de que si otros osados lo han conseguido, ellos audaces, lo conseguirán también.
¿El secreto? Confianza en tus capacidades, Perseverancia en intentar no fracasar otra vez, Entereza para cambiar la rutina, Paciencia para llegar a la meta, el Sacrificio que supone saltarse las nomas y la fe en un futuro mejor.

Yo, desde este márgen del río, oscuro, brumoso, monótono, cobarde, animo al intrépido a cruzar a la otra orilla, le empujo a nadar contra corriente. Espero que cuando llegue al otro extremo, disfrute del placer que confiere la libertad de ser uno mismo, por encima de criterios preestablecidos, sin eufemismos, ni circunloquios, percibiendo un cielo limpio, azul, transparente que te autoriza a descubrir todo aquello que te conmueve, sin fingir ser quien nunca serás. Mientras tanto, continúo en el risco, observando y aguardando algún momento de menos crecida del río, confiando en reunir las agallas suficientes para saltar desde el escollo. Pero cierro los ojos y cuando los abro de nuevo, solo contemplo la noche cerrada, aunque se que no hay nada más poderoso que un corazón.

martes, 26 de enero de 2010

MI ESTRELLA, MI UNIVERSO

Cada uno de nosotros es un cometa en sí mismo vagando por un universo lleno de estrellas, todas diferentes, todas únicas, todas solitarias.
El resplandor de nuestra estrella, la capacidad para que esa luz se refleje en otros mundos, está en nuestra aptitud, nuestra forma de dar y de recibir, la disposición de escuchar, no tan solo existen nuestros ríos y nuestros mares, nuestros sonidos, nuestras razones, nuestras desgracias. Echemos un vistazo a ese universo lleno de luceros y descubriremos otros mundos, otros destellos y será entonces cuando percibiremos lo inimaginable.
Los mundos más callados son los más receptivos, llenos con ecos de otras voces, afines a otros universos confiriéndolos una riqueza especial, sembrando sus cielos de nubes azules, aires inocentes, brisas inteligentes, melodías serenas, espacios completos porque no se alimentan de ellos mismos.
Pero, casi siempre, nos adentramos, exclusivamente, en nuestros mundos y nos basta la luz de nuestra imagnación. Falsa luz que nos calienta, alumbra un adulterado camino y cuando miramos más alla, advertimos como nuestra única compañía, la soledad. Somos demasiado individualistas, tan preocupados de nosotros mismos, que no oteamos el resto del universo. Estamos tan cegados mirando nuestra propia estrella, que no reconoceríamos la calidez de ninguna otra.
Como un sabio escribió, no hace mucho, las historias tienen su desarrollo. Siempre comienzan y siempre terminan, porque nada es infinito. Pero si conseguimos unir dos mundos paralelos, si coinciden en el tiempo y en espíritu y sus dos astros entran en un mismo firmamento, no importará el principio ni el fin de nada.
Y esta colisión será capaz de transmitir y compartir dos destinos que multiplicarán su fuerza por mil. La Fuerza de infinitas esperanzas, de eternos sentimientos, de interminables pasiones, de incontables sonrisas, de ansiedades inmensas, llantos entrecortados y tristezas compartidas.
Y entonces, donde no encuentres suspiros, buscarás delirios, donde no oigas palabras, sentirás un cuerpo junto al tuyo, donde no veas la luz , te guiarán sus ojos, y cuando no seas capaz de oir esa palabra que tanto anhelas, leerás desde el corazón entre sus renglones encontrando un nuevo camino, luminoso, abierto, ansioso por sentir.
La conquista de un nuevo mundo, un universo mucho más grande, más completo, más hermoso transformará un alguien en esencia y merecerá la pena ser feliz.

viernes, 22 de enero de 2010

CANTO A LA ESPERANZA

Bendita aquella noche de verano, bendito esos ojos cautivadores, el encuentro de aquella risa excitante, la revelación de esos labios provocadores y el misterio en su mirada insoslayable.
Un solo instante en toda una vida, provoca una eternidad de encuentros y nuestros sentimientos escritos, detienen el tiempo hasta encontrarnos.
Fluye una cascada de sensaciones, impulsando el pálpito de dos corazones y nace un compromiso sin entrega, la rendición de la rebeldía y el triunfo de la valentía.
Valiente, el que lucha a pesar de perder tantas batallas, intrépido aquel que se enamora de lo que cree y el héroe, desde el cieno, levanta la mirada y es capaz de recuperar la fuerza de la esperanza.
Rebeldía es sentir tu propio pálpito, es ponerse el mundo por montera, es confiar en tus instintos, seguir tus impulsos, abrir puertas más amplias y cerrar aquellas tan oscuras.
No pretendo olvidar, solo recordar en la lejanía que sufrí por nada, admitir mis derrotas, aprender de mis fracasos y saborear cada momento dulce que la vida me regala. No desperdiciar esta caricia pensando si la tendré mañana. Abrazarnos en el camino a pesar de que el destino nos reunió en una encrucijada.
Ganas de verte, temor a perderte, miedo a tenerte, no querer equivocarse, aspirar a no conformarse.
Ya no soy si no es contigo, mi rumbo es tu camino, compartir tus sentimientos, tus pasiones, tus sueños. Vivir amándote es amar mientras vivo porque aunque no estés, existirás conmigo.
No rechaces lo irresistible, no impidas lo ineludible, pues aunque tu mente se resista, sabe que ha perdido. Mi alma encontró a su gemela. Tu corazón ya me pertenece.


viernes, 15 de enero de 2010

NO TE RINDAS

Mario Benedetti expresa en esta poesía todo lo que siento por tí. Muchas felicidades.
15 Enero 2010.
NO TE RINDAS
No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas e intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

miércoles, 6 de enero de 2010

AÑO 2010

Un año especial para los superticiosos, año par, final 10, sus dígitos suman 3, restan 1, si se multiplican los 4 números su resultado es o, el mismo que si los dividimos.
Existirán infinitos estudios sobre el carácter esotérico de la cifra, infinitas combinaciones para los superticiosos, la influencia sobre nuestros destinos, la suerte de la primera década del siglo XXI, la necesidad de prepararnos para nuestra fortuna. Muchos se enriquecerán a costa de algunos insensatos, gentes con necesidades de vislumbrar su futuro en un tarot, de vivir sueños a través de jugar 6 números, 3 columnas o comprar el número que contiene las cifras de su nacimiento. En definitiva, cuentos de la lechera y cántaros rotos que nunca llegan a la fuente.......
La única realidad palpable e ineludible es que en el verano del 2010 también cumpliré años terminados en par, que sumarán 12, restarán -4 y si los divido el resultado será un miserable 0,5.
Por tanto, voy a intentar que mis pensamientos para este año, sean algo diferentes.
Procuraré sentirme más feliz y así regalar alegría a todos aquellos que me rodean.
Mirarme al espejo y ser capaz de esbozar una gran sonrisa.
Conseguir con ritmo y brazadas "¿una 95 70 99"?.
Abrazar a los míos, vivir sus alegrías, sentir sus risas, abrigar sus tristezas.
Cruzar mares desconocidos y visitar islas de aguas transparentes.
Poder ser una espectadora de excepción en las vidas de los que más quiero.
LLorar de emoción con sus movimientos y con el ritmo de sus zapatillas de ballet.
Desenterrar aquellas pequeñeces que no hace tanto me hicieron estremecer.
Vivir cada día sin esperar el devenir del mañana.
Degustar juntos muchas palomitas y una pantalla gigante,
Pasear por mi capital europea favorita.
Recuperar las ganas de vivir sin perder la perspectiva de los años.
Bailar en una playa hasta el amanecer.
Apaludir hasta rabiar su corto.
Vislumbrar la pasión en primavera.
Tirar mi moneda a la fontana.
Preocuparme solo de mis angustias.
Conversaciones, risas y mojitos hasta las 3 de la madrugada.
Desvelar alguna verdad inconfesable.
No abrir el cajón de los secretos olvidados que ya a nadie interesa.
Evocar recuerdos de una vivida juventud sin intentar emularlos porque el resultado sería una parodia de lo que un día fuí.
En definitiva este año, como dice la canción, estoy decidida a probar suerte, voy a dar un salto al vacío, porque nada es tan importante como para no poder afrontarlo y, en cuanto a todo el tiempo que se ha ido, nunca es tarde para recuperarlo, solo hay que creer en que los recuerdos y el ahora pueden fusionarse y convertirse en una realidad distinta, con la que sentirme más grande, más importante, más fuerte y más segura. Una realidad que no me hará tener ni hambre, ni frío, ni malos sueños.